¡Holi viajero! En este artículo te cuento porqué nunca olvidaré mi viaje a Lviv. Fue un viaje casual, poco planeado. En esa época estaba viviendo en Polonia y algunos amigos españoles habían ido a Leópolis un par de días. ¿Por qué no? Eso de pasar la frontera polaca tiene su rollo. Pues bien, teniendo el pasaporte en vigor no había ningún problema. Nos pusimos en marcha para ver Lviv en dos días.

Pin It on Pinterest